viernes, 8 de diciembre de 2017

14 añitos


Qué rápido pasa el tiempo. Ya has llegado a los 14 y conforme vas creciendo te vas convirtiendo en una mujer increíble, de la que estoy enormemente orgulloso.

Siempre dicen que la primera impresión es la que queda, y yo no me suelo equivocar cuando veo a alguien por primera vez. Desde que naciste supe que te iba a querer con locura, y no sólo por quien eres, también por cómo eres. Y es que no sólo eres tremendamente guapa, es que además eres la persona más cariñosa que conozco, con un corazón enorme y un alma pura. Haces que la palabra "padrino" adquiera un significado especial cuando sale de tu boca.

¡Si es que no te puedo querer más!

Muchísimas felicidades mi niña


Te quiero un huevo.





martes, 5 de diciembre de 2017

10 añitos



Hoy es el cumpleaños del principito de la casa.

No os hacéis una idea del orgullo que siento de ser el padre de alguien tan especial como él. En su pequeño frasco no consigue ocultar su gran corazón en el que me imagino ya debe existir alguna herida que poco a poco se va cicatrizando.

Personita algo tímida pero muy cariñosa, con besos de los más sinceros y abrazos que consiguen detener el tiempo. Con gran coraje para enfrentarse a sus miedos. Capaz de perderse durante horas delante de un juego como cualquier niño de su edad. Imaginación tan poderosa que lo convierte en el mejor de los guerreros destruyendo a todo malvado que se cruza en su camino. Gran soñador donde se fusiona con un youtuber, un militar y un gran futbolista. Buen jugador al que no le gusta perder. Inteligencia de matemático. Enorme terremoto de corta duración. Apasionado de su familia con devoción por sus primos… Todo esto y mucho más es él.

Muchísimas felicidades mi niño



Te quiero






martes, 7 de noviembre de 2017

Feliz caos


Dicen que tener dos hijos no es el doble de trabajo, sino que es más. Por esa regla de tres, cuando son cuatro los hijos… os podéis imaginar. Y si a eso le sumamos que unos salen de la adolescencia y otros entran en ella, el estrés puede ser difícil de llevar. 
Vivir en una casa donde las hormonas están en constante ebullición sumado a esos días que tenéis las mujeres (y no quiero parecer machista), es lo más parecido a la película del gran Pedro Almodóvar “mujeres al borde de un ataque de nervios”. Y es que no hay día (ni hora), que no haya alguien que se suba por las paredes o que alguien proteste por algo. Y si tuviese escaleras estoy seguro que en algún momento bajaría alguien haciendo el pino-puente. 
Por suerte también hay momentos de juegos, de risas, de complicidad o de cariño en los que el ambiente se relaja y todo va como la seda. 
Con tanta gente en casa deja de existir la palabra “intimidad”, pues da igual si te cambias de ropa, si te duchas, si vas al baño o si te tumbas en la cama un momento; todo eso dejas de hacerlo a solas porque siempre habrá alguien que tenga que contarte algo. Y claro, es normal que  haya días en los que no veamos el momento en que todos desaparezcan para irse a la cama y podamos sentarnos en el sofá, tranquilos, a solas y sin ruido.

Pero os aseguro que no cambiaría todo este caos por nada del mundo, pues a pesar de todo estoy inmensamente feliz de poder disfrutar de su compañía y de sus risas, de ver cómo crecen y cómo van cambiando, de sus abrazos y sus besos de buenas noches… feliz de tenerlos conmigo.




lunes, 23 de octubre de 2017

Sentimiento agridulce

23/10/17



Pocas veces una primera visita crea tanta expectación.

Ya hacía un tiempo que se hablaba de su posible llegada y aun así, cuando llegó, nos pilló a todos desprevenidos. Le dimos la bienvenida con una mezcla de nervios al principio y alegría después. Una vez pasada la fase de vergüenza le siguió la de tensión, para continuar con la de expectación y al fin la dolorosa tranquilidad. Lo que para unos fue un simple “vale”, para otros fue una excusa para abrazos y besos, o para reuniones a solas donde contarse secretos y apretar más aún los nudos de la amistad. Incluso hubo quien se entristeció al ver que el tiempo pasa demasiado rápido.


Yo pienso que esta visita no ha hecho otra cosa que confirmar que, lo que ayer era mi pequeña niñita, es hoy mi pequeña mujercita.




martes, 17 de octubre de 2017

Aún hoy



Por regla general las parejas necesitan su espacio, su vida paralela, su momento a solas.

Yo no sé qué pasará en el futuro, no sé si eso pasará, pero hoy puedo asegurar que yo no lo necesito. Hoy te quiero a mi lado en todo momento. Hoy no me agobia el tenerte cerca durante todos los días de las vacaciones. Hoy sigo deseando llegar a casa para verte, para hablarte, para besarte. Hoy sigo estando orgulloso de que quieras estar conmigo. Porque aún hoy necesito estar contigo, te necesito a ti.

Te has convertido en la droga que me es imposible dejar, en el aire que necesito para vivir. Has ocupado cada rincón de mi mente y has llenado por completo mi corazón. No dejo de pensar ni un momento en tus ojos, en tu mirada, en tu sonrisa. Tengo tu aroma tan dentro de mí que me haces compañía hasta cuando no estás a mi lado. Y qué decir de tus detalles… no te haces una idea de lo que consigues hacerme sentir con tus gestos y con tu forma de tratarme.

Aún hoy me estremezco cada vez que me abrazas, cada vez que me tocas o incluso cuando me rozas. Aún hoy te deseo y te admiro. Aún hoy tenemos cosas que decirnos, cosas de qué hablar y cosas sobre qué reírnos. Aún hoy me encanta pasear contigo de la mano, conocer nuevos rincones y descubrir nuevas experiencias. Aún hoy me quedo embobado mirándote mientras te vistes o desvistes, mientras te maquillas, mientras duermes…


Y es que no lo puedo evitar… TE QUIERO







viernes, 6 de octubre de 2017

Felicidades mami



Otro año más, mami. Otro año más a tus espaldas y sigues siendo una mujer increíble. La persona más espectacular que he conocido. Mi gratitud hacia ti será eterna. 

Sólo puedo decirte “gracias”. Gracias por todo lo que me has dado y me das. Gracias por estar siempre a mi lado. Gracias por tu continuo apoyo. Gracias por tus sonrisas. Gracias por tu amor incondicional. Gracias por tu interminable fuerza. 

Gracias, gracias y gracias.


Muchísimas felicidades mami.
                                    


Te quiero un montón





miércoles, 4 de octubre de 2017

18 años



Por fin llegó el día, ese día que tanto deseabas y pensabas que nunca llegaría.

A partir de ahora ya podrás hacer cosas de mayores, o por lo menos hacerlas oficialmente. Ya podrás salir de fiesta hasta las tantas (ah, vale, que eso ya lo hacías), pero también podrás ir a votar, empezar a trabajar en serio, sentar la cabeza, tener responsabilidades…

Aunque no lo parezca es un orgullo poder verte crecer y formar parte de tu transformación. Te conocí hace dos años, cuando tenías 15, y ya tenías esas ansias de tener los 18. Sé que han sido dos años intensos, en los que te han pasado muchas cosas, unas buenas y otras no tan buenas, pero poco a poco te has ido convirtiendo en una mujer y , aunque aún sigues en ese proceso, ya puedo saber que serás una gran persona. Lo sé porque por tus venas corre sangre de gente excepcional. Acércate a gente buena, a gente sabia, y aprende de ellos. Eso te ayudará a conseguir lo que te propongas, pues la fuerza ya la tienes.

Disfruta de tu día, que 18 años sólo se cumplen una vez en la vida.


Lo mejor está por llegar. Ten paciencia y ves pasito a pasito, suave suavesito… ;-)